Cuando empecé a trabajar con Laura, tenía mucha presión en la universidad y no podía organizar mi horario de estudiar junto con mis otras actividades. Mi gran problema era organizar mi tiempo.
Esta era la primera vez trabajando con un coach y no sabía muy bien que esperar de las sesiones o como de dinámicas serían, pero fue un placer trabajar con Laura!

Incluso con las sesiones distribuidas entre semanas o incluso una vez al mes, las sesiones siempre eran diversas y de mucha ayuda, en todas ellas miramos a diferentes situaciones y me sentí más confiado de poder afrontar mis retos.
Para mí lo más importante fue darme cuenta que incluso un pequeño cambio en tu pensamiento hacia una actividad puede hacer que requiera menos esfuerzo y que sea más divertida. Esto me permitió tener menos estrés durante la semana.
— Rodrigo, Germany
Había oído hablar del coaching gracias a una amiga, y me lo recomendaba. Así que tenía ganas de probarlo para enfocar mi vida profesional. Mi mayor reto era reconocer el miedo a cambiar de trabajo.

Tras realizar las sesiones con Laura puedo asegurar que mantengo esta pasión por el coaching puesto que en cada sesión me he conocido más a mí misma y he sabido cómo afrontar mi miedo. El proceso ha sido muy bueno la verdad, en todo momento Laura me ha planteado nuevas situaciones y me ha ayudado a analizarlas sacando mis propias conclusiones. Uno de los beneficios que he sacado del Coaching ha sido darme cuenta de que me auto excusaba y he aprendido a proyectar y mejorar mis ideas
— Maria, Spain